Los labradores malvados

pexels.com (Zichuan)

Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.

Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera.

Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad.

Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

Le respondieron a Jesús: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras:

La piedra que desecharon los edificadores,
Ha venido a ser cabeza del ángulo.
El Señor ha hecho esto,
Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.
Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

Explicación:

Esta parábola de nuestro señor Jesús hace referencia a la importancia de la responsabilidad sobre lo que se nos otorga en la vida.

Es importante cómo podemos ver que según nuestro grado de compromiso, así será nuestra capacidad para entender el propósito de todas las cosas que se nos encomiendan.

Te exhorto querido lector, a que no seas como los labradores los cuales la ambición no les dejó ver que el señor de la viña solamente quería ser paciente y misericordioso (aunque tonto) y por dicha razón el enviaba a sus siervos y luego finalmente a su hijo.

También quiero que tengas en consideración la opción que tuvo el hijo de decirle que no iría a su padre, es decir, si ves el peligro por la falta de responsabilidad de alguien superior a ti. No estas obligado a ir por el camino que esa persona te está trazando, de lo contrario es homicidio.

Querer algo no siempre será la respuesta a nuestros problemas. Debemos demostrar capacidad de responsabilizarnos cuando nos toque hacerlo y dar la cara a los problemas, y no buscar una manera de escape…

Recuerda querido lector que Jesús siempre está dispuesto a darte una mano al momento de tomar decisiones importantes, no estas solo, tienes al hijo de Dios a tu lado y con Él tu Todo lo puedes.

Que no te sorprenda la magnífica obra de Dios y su capacidad para establecer un alto puesto para aquellos que aceptan con responsabilidad la realidad de que todo lo que Dios hace es perfecto y los frutos de su obra de igual manera lo son, por ende, si quieres formar parte del evangelio de Dios y con actitud afrontar las cosas nuevas que esta obra conlleva entonces toma conciencia y acepta los planes de Dios para tu vida.

Si aceptas a Jesús como salvador y permaneces con perseverancia en su palabra entonces obtendrás permiso de Él para formar parte del Reino de Dios.