Las bienaventuranzas


¡Hola!,

¡Gracias por leerme!

En esta ocasión citaré las bienaventuranzas incluyéndole una cita/comentario personal para enriquecer estas palabras de nuestro señor Jesús.

Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos;
Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra;
Bienaventurados tienen hambre, y sed de justicia porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros mintiendo.

Reynald: Si en algún momento te sientes desanimado recuerda que todo árbol crece por la paciencia y esperanza que sembramos, así que no permitas que los pecados en el mundo te desvíen ni tampoco dejes que tu justicia flaquee porque Dios promete sustento para nuestras almas y nos dice que no hay prueba dada a el justo que éste no pueda superar.

Gozaos y alegraos porque vuestro galardón es grande en los cielos pues así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros…
vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal perdiere su saber ¿con qué será salada?.
No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hoyada por los hombres;
Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte, no se puede esconder; Ni se enciende una vela y se pone debajo de un almud sino sobre el candelero; Y alumbra a todos los que están en casa.

Reynald: Si te sientes con la fe y la esperanza entonces no te quedes callado, avanza conforme lo que tienes y CREE en Dios con todas tus fuerzas.

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen al padre que está en los cielos.

Reynald: Porque si prestas la suficiente atención y das el amor necesario a cada quien conforme a sus obras recibirás 100 veces más y en la vida venidera la vida eterna.

¡Feliz sábado cientifíco!