Descansa, Amigo

Descansa, Amigo

¿Alguna ves has tenido un perro en especial?.
¡Ese amigo para caminar, correr, incluso hablar, contarle alguna historia, abrazarlo mucho sin parar!

Así era mi amigo, lo quería más que por su capacidad de adaptación por su cariño y amor, era muy atento y especial para mi.

Por eso quiero dedicarle estas líneas, y no sólo yo, sino también un amigo reciente que he conocido un poco más cercanamente llamado Jesús…

Honesta y sinceramente siempre supe que Jesús estaba al tanto de nuestra vida, ¿pero que me ayudaría a recordar y sanar esta herida que tenía con mi perrito? no. No lo esperaba 🙂

Sin más, quiero hacerte un llamado a que te unas a mí si tuviste un perrito o animalito que has querido mucho que hayas perdido y que según las instrucciones de nuestro creador hagas las pases con Él (con nuestro Dios) y de esta manera hagas honor a esa alma de ese ser querido, que aunque pequeño tiene un corazón, tiene alma y pensamiento, además de muchísimo amor por ti que fuiste o eres su dueño.

Sin más, me despido deseándote muuuuchas bendiciones.
Att: Reynald & Charlie