El desvío desinteresado de las emociones internas


Hace unos días conocí a un gran hombre de Dios el cuál  se dedica a la enseñanza de linguistica y literatura aquí en República Dominicana. Pero además de esto, este hombre posee un talento innato el cuál quiero compartir con ustedes mediante su poema “El desvío desinteresado de las emociones internas”. Este poema, además de una excelentísima expresión de arte en cuanto a lingüística y literatura se refiere, yo diría que contiene un mensaje excelente para la juventud de hoy en día. Sin más, he aquí su creación:

 

Poema

“El desvio desinteresado de las emociones internas”

En mi actualidad presente, al pensar en mis tiempos de enamoramiento juvenil; me doy cuenta, que en esos momentos de algarabía emocional, no todo fue emoción y sentimientos, sino que, intrínsecamente en mi interior, quedó un aprendizaje, un aprendizaje que se impuso a las emociones y alucinaciones juveniles acerca del falso concepto y significado del amor, es decir, la obsesión enfermiza del ser deseado.

Ese aprendizaje, un aprendizaje de antaño, que viene a relucir en mi realidad presente, por motivos de una situación inesperada que turba y embarga mi sencillo corazón, que al sentirse atraído, al mismo tiempo que frustrado, se activa en él, ese conocimiento aprendido desde tiempos de mi enamoramiento juvenil.

Pero, ¿para qué sale a relucir tan mencionado conocimiento en mi realidad presente?

En los tiempos de mocedad, la insensatez y la ignorancia están a la mano siempre y, se carece de un detector de emociones para saber realmente que es lo que sentimos, y aquí es donde entonces entra el conocimiento previo aprendido, y es en detectar, las mismas emociones de amor juvenil, que en tiempos de antaño atrajeron el latir de un corazón enamorado.

Pero, ¿enamorado de quién?… ¿De una realidad tangible o intangible? ¿Real o imaginaria? ¿Alcanzable o inalcanzable? ¿Permitida o prohibida?

Ese es el motivo y la razón del desvío de las emociones internas de mi corazón atraído, ya que el amor al que aspiro es inalcanzable porque no le es permitido a mi corazón dolido. Inalcanzable, no porque no se

pueda alcanzar, sino porque la legalidad presente no permite el conquistar un amor prohibido que no puede cultivar.

Al pensar en mis andanzas de mi tiempo juvenil me doy cuenta de las fallas que por ignorancia cometí, cometí por insensato por no saber distinguir entre un amor verdadero y una obsesión que sentí, pero, que al conocer del asunto ya puedo discernir, entre escoger la ignorancia o por el conocimiento vivir, estando enamorado o al menos eso creí, prefiero el conocimiento y en la legalidad vivir, que vivir siempre frustrado y en desvíos yo seguir.

Decido imponer el genio que vive dentro de mí y poner “stop” a esto y tranquilo proseguir para no vivir en desvíos internos siempre dentro de mí y tener siempre el amargo recuerdo de una frustración en mí.

AUTOR: LOWESKY HERRERA.

Dios les bendiga.